¿Qué es VIH?

El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana es un retrovirus que ataca al sistema inmunológico del cuerpo. El sistema inmunológico es la defensa natural de nuestro cuerpo frente a los microorganismos infecciosos, como las bacterias, virus y hongos capaces de invadir nuestro organismo, al ser atacado, el cuerpo se queda sin la posibilidad de defenderse.

En concreto, el VIH ataca y destruye los linfocitos CD4, que son un tipo de células que forman parte del sistema inmune y que se encargan de la fabricación de anticuerpos para combatir las infecciones causadas por estos agentes externos.

Aprende más acerca del virus:

El VIH busca células del sistema inmunitario que tengan receptores de superficie CD4, porque este receptor especial permite al virus unirse a la célula. Aunque el VIH infecta a varias células del sistema inmunitario, tiene preferencia por el linfocito T, un leucocito que posee numerosos receptores CD4.

Después de unirse a la célula CD4+, el VIH transfiere su material genético y enzimas vitales al interior de la célula, donde se integra con el material genético de la célula huésped, produciéndose una nueva generación de VIH.

En el interior del virus

El VIH es una estructura muy simple constituida por material genético y enzimas esenciales rodeados por una cubierta proteica contenida en una envoltura viral.

Cápside - Cubierta proteica que protege al material genético (ARN) y las enzimas clave del virus.

Integrasa - Enzima que ayuda a integrar el material genético del VIH en el ADN de la célula huésped durante la replicación viral.

ARN - El ARN contiene el código genético necesario para crear nuevos virus ARN (VIH). El VIH contiene dos cadenas idénticas de ARN.

Proteína gp 120 - Las proteínas gp 120 son pequeñas protuberancias en la superficie del virus (VIH). Ayudan a éste a unirse a las células que tienen receptores CD4.

Transcriptasa reversa - Esta enzima es necesaria para convertir el material genético del VIH (es decir, el ARN) en ADN viral, lo que permite al virus integrar su material genético en el ADN de la célula huésped.

Envoltura - Capa externa del virus en la que están incrustadas las proteínas gp 120.

Proteasa - Enzima que corta las cadenas de proteínas para prepararlas para el ensamblaje en partículas virales.

¿Cómo se propaga el virus?

Paso 1: Unión

Aunque no se conoce el mecanismo exacto de la unión del virus, la siguiente animación representa una teoría sobre la interacción entre el VIH y la célula huésped.

Virus Célula

El virus y la célula huésped se aproximan debido a la fuerte atracción que existe entre las proteínas gp 120 del virus y las moléculas CD4 de la célula huésped.

Una interacción especial entre la proteína y la molécula activa un receptor situado en la superficie de la célula huésped, que hace que se junten las capas externas del virus y de la célula.

Paso 2: Transcripción reversa

1-2 Después de la unión, la cápside viral penetra en la célula huésped.

3 La cápside viral contiene dos cadenas de ARN y enzimas esenciales.

4 El ARN viral se libera en el interior de la célula.

5-6 Una enzima viral llamada transcriptasa reversa crea una copia de ADN del ARN

7 Una vez duplicada la cadena de ADN, el proviral ADN de doble cadena ya está preparado para integrarse.

El material genético del VIH se encuentra en dos cadenas idénticas de ARN (ácido ribonucleico), mientras que el material genético de las células humanas se localiza en el ADN (ácido desoxirribonucleico). Para que el virus se integre en la célula huésped, su material genético debe transformarse mediante un proceso llamado transcripción reversa. Después del proceso de unión, la cápside viral (que contiene cadenas de ARN y enzimas esenciales) se incorpora a la célula huésped. Después de eliminar la cubierta proteica, una enzima viral llamada transcriptasa reversa crea una copia ADN del ARN viral. Este ADN nuevo se denomina ADN proviral.

Paso 3: Integración

El ADN proviral emigra al núcleo de la célula huésped, donde se encuentra el ADN de dicha célula. A continuación, otra enzima viral llamada integrasa incorpora el ADN proviral en el ADN de la célula huésped. Los genes virales integrados permanecen inactivos o estimulan a la célula huésped para producir más VIH. Esta animación ayuda a demostrar el proceso de integración.

El ADN proviral penetra en el núcleo de la célula huésped.

2-3  El ADN proviral alcanza el ADN (material genético) de la célula huésped.

4-5  La enzima viral integrasa ayuda a integrar el ADN proviral en el ADN de la célula huésped.

¿Cómo afecta el virus?

El sistema inmunitario está formado por diversos leucocitos y órganos especiales, como el bazo, que defienden al organismo de las bacterias y los virus. El VIH es un virus potente que se reproduce en el interior de algunos leucocitos y finalmente los destruye. Al final, esta depleción de leucocitos debilita del tal modo el sistema inmunitario que ya no puede defender al organismo de la enfermedad o de infecciones. El VIH afecta a los leucocitos de diversas formas.

Células T colaboradoras CD4+

El VIH se dirige principalmente a los leucocitos con receptores CD4 (es decir, las células CD4+). Los virus utilizan este receptor concreto para unirse a la célula huésped. El VIH infecta varias clases de células CD4+, como los monocitos y los macrófagos tisulares, aunque su objetivo principal es la célula T colaboradora CD4+. Estas células, cuando están sanas, liberan unas sustancias químicas especiales, llamadas citocinas, que estimulan a las células B, las células citolíticas (asesinas naturales) y otros aliados del sistema inmunitario que intentan combatir al virus. Cuando el virus daña y destruye las células T colaboradoras CD4+, se altera la totalidad del sistema inmunitario.

Células T CD8+

Las células T CD8+ (células T con receptores CD8 en la superficie) también resultan afectadas por la infección debida al VIH. A medida que el VIH progresa, las células T CD8+ pierden su capacidad para atacar a las células infectadas por el virus.

Células B

Las células B son leucocitos que producen anticuerpos. Aunque no se infectan por el VIH, pueden perder con el tiempo su capacidad funcional.

Células asesinas naturales

Las células asesinas naturales eliminan a todas las células que se han infectado por organismos extraños como el VIH. Aunque no se infectan por el VIH, su número disminuye notablemente. Además, la liberación anormal de citocinas y los efectos de algunos productos virales pueden provocar un funcionamiento inadecuado de estas células.

Monocitos y macrófagos

Los monocitos y los macrófagos son leucocitos que atacan a los organismos extraños. El VIH puede debilitar la capacidad de estas células, por ejemplo, para destruir las micobacterias, lo que puede causar infecciones oportunistas mortales, como la tuberculosis.

Referencias:

  • 1. https://www.infosida.es/que-es-el-vih
  • 2. https://descubretusalud.com/virus-vih-sida-organismo-humano/
  • 3. http://www.bbc.co.uk/spanish/specials/1251_biologia_sida/page2.shtml
  • 4. Mod_II-01_texto_Virología_del_VIH_Esther-2016
  • 5. http://gtt-vih.org/book/print/1878
  • 6. http://www.jornadesvih.org/pdf/2009_sazberges.pdf
Derechos reservados ©2019 Merck Sharp & Dohme Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc.,Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Colombia