Enfermedad de Buerger

La enfermedad de Buerger (tromboangiitis obliterante) es la obstrucción de las arterias y venas de pequeño y mediano calibre, por una inflamación causada por el hábito de fumar.

Esta enfermedad afecta de forma predominante a varones fumadores de entre 20 y 40 años. Sólo alrededor del 5 por ciento de los pacientes son mujeres. Si bien se desconoce la causa de la enfermedad de Buerger, sólo los fumadores la contraen y, si continúan fumando, la agravan. Debido a que sólo un pequeño número de fumadores contrae la enfermedad de Buerger, se cree que existe algún factor que los debe hacer más propensos. El cómo y el porqué el hecho de fumar cigarrillos es causa del problema siguen siendo una incógnita.

Síntomas

Los síntomas de un suministro reducido de sangre a los brazos o las piernas aparecen de forma gradual; se inician en las yemas de los dedos de las manos o los pies y progresan hacia arriba por los brazos o las piernas, hasta que, finalmente, causan gangrena. Alrededor del 40 por ciento de las personas con esta enfermedad también tiene episodios de inflamación en las venas, particularmente las venas superficiales y las arterias de los pies o las piernas. Se nota frío, entumecimiento, hormigueo o ardor antes que se observe cualquier otro signo. A menudo, se asocia al fenómeno de Raynaud y calambres musculares, por lo general en los arcos de los pies o en las piernas pero raramente en las manos, brazos o muslos. A medida que la obstrucción se hace más grave, el dolor es más intenso y más persistente. Por otro lado, es característica la aparición precoz de úlceras, gangrena o ambas simultáneamente.

La mano o el pie se sienten fríos, existe una sudación excesiva y se vuelven de color azulado, probablemente porque los nervios reaccionan al dolor intenso y persistente.

Diagnóstico

En más del 50 por ciento de los casos, el pulso es débil o está ausente en una o más arterias de los pies o de las muñecas. Con frecuencia, las manos, los pies y los dedos de la mano o de los pies afectados se vuelven pálidos cuando se levantan por encima de la altura del corazón y rojos cuando se bajan. Así mismo, pueden aparecer úlceras en la piel y gangrena en uno o más dedos de la mano o del pie. La ecografía-Doppler revela una grave disminución de la presión de la sangre y del flujo sanguíneo en los pies, las manos y los dedos afectados. Las angiografías (radiografías de las arterias) muestran arterias obstruidas y otras anomalías de la circulación, sobre todo en las manos y los pies.

Tratamiento

Una persona con la enfermedad de Buerger debe dejar de fumar, de lo contrario, el proceso se agravará de forma inexorable y, al final, será necesaria una amputación. También debe evitar la exposición al frío; las lesiones por calor o frío, o sustancias como el yodo o los ácidos usados para tratar callos y callosidades; las lesiones provocadas por el calzado mal ajustado o por una cirugía menor (como alisar las callosidades); las infecciones provocadas por hongos y los fármacos que puedan llevar a una constricción de los vasos sanguíneos (vasoconstrictores).

Se aconseja caminar de 15 a 30 minutos, dos veces al día, excepto a las personas con gangrena, llagas o dolor en reposo, que por el contrario pueden necesitar reposo en cama.Los pies se deberían proteger con vendas que tienen almohadillas para los talones o con botas de espuma de goma. La cabecera de la cama puede elevarse con bloques de 12 a 18 centímetros, para que la gravedad facilite el flujo de sangre por las arterias. Los médicos pueden prescribir pentoxifilina, antagonistas del calcio o inhibidores plaquetarios como la aspirina, especialmente cuando la obstrucción es la consecuencia de un espasmo.

En las personas que dejan de fumar, pero que aún tienen oclusión arterial, los cirujanos pueden mejorar el flujo sanguíneo cortando ciertos nervios cercanos para evitar el espasmo de las arterias. Raras veces llevan a cabo cirugía de derivación (bypass) con injertos, porque las arterias afectadas por esta enfermedad son demasiado pequeñas.

Derechos reservados ©2019 Merck Sharp & Dohme Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc.,Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Colombia